Artículos

Sáenz, un caso paradigmático

por Eva Belmonte, 06 de mayo de 2013.

El número 2 del Santander ejerció durante dos años pese a tener antecedentes penales. Los sucesivos gobiernos evitaron su cese con indultos y reformas legales. Dejó el cargo justo antes de que el Banco de España decida si le expulsaba por tener antecedentes. Con 71 años, se llevó una pensión de más de 88 millones, muy superior a la del propio Botín.